¿Qué universidad elegir para cursar el master acceso abogacia?

La elección de la universidad en la que cursar el máster de acceso a la abogacía puede ser determinante para tu carrera. Aquí te damos algunas claves para tu decisión.

¿Qué universidad elegir para cursar el master acceso abogacia?

La elección de la universidad en la que cursar el máster de acceso a la abogacía puede ser determinante para tu carrera. Aquí te damos algunas claves para tu decisión.

Cuando los futuros abogados están cerca de terminar sus estudios de grado, les llega el momento de decidir en qué universidad cursar el master de acceso a la abogacia. Las opciones son amplias, y los factores a tener en cuenta para tomar la decisión, muy diversos.

La opción más cómoda es cursar el master de acceso a la abogacia en la misma universidad en la que se cursó el grado. Continuar asistiendo a la misma universidad, en la que probablemente cursen el máster gran parte de los antiguos compañeros del grado, es en la mayoría de los casos la opción por la que se inclina inicialmente el futuro abogado. Sin embargo, es importante que la decisión no se tome sin antes plantearse si es la más idónea desde el punto de vista del futuro desarrollo profesional.

Los factores que el futuro abogado debe tener en cuenta para asegurarse de que elige el master de acceso a la abogacia más idóneo para su futuro desarrollo profesional son los siguientes:

  1. ¿Qué tipo de abogacía quieres ejercer?

La amplitud de la profesión de abogado supone que existan grandes diferencias en las tareas a realizar en función del área de práctica. El trabajo que realiza, por ejemplo, un abogado del área de mercantil de un gran despacho no se parece en nada al trabajo que realiza un abogado penalista en un boutique especializada. En consecuencia, las necesidades de formación de uno y otro varían sustancialmente.

El futuro abogado que está terminando el grado en derecho no tiene por qué tener ya decidido en qué área de práctica quiere desarrollar su carrera. Si este es tu caso, es conveniente que elijas un programa de master de acceso a la abogacia lo más generalista posible, que te permita en el futuro especializarse en una u otra rama o, por qué no, mantener un perfil generalista.

Sin embargo, hay estudiantes que antes de finalizar los estudios de grado ya tienen perfectamente claro el tipo de abogacía que quieren ejercer. Es habitual que muchos estudiantes tengan ya claro a esas alturas que quieren orientarse hacia la abogacía de los negocios, que quieren ser abogados penalistas, centrarse en derecho de familia, o que lo suyo es el derecho fiscal. Si tienes la suerte de ya tener claro el tipo de abogado que quieres ser, aprovecha esta ventaja y escoge el programa de master de acceso a la abogacia que te permita adquirir una formación más idónea para tu futuro área de práctica. Existen por ejemplo universidades cuyos master acceso abogacia están claramente orientados a la abogacía de los negocios, o universidades que ofrecen programas específicos para futuros abogados penalistas o laboralistas.

2. ¿Presencial u online?

La formación online ha explotado definitivamente, y en la actualidad existen alternativas de calidad y prestigio para cursar el máster de acceso a la abogacía de forma no presencial. Por el momento la modalidad presencial continúa siendo la mejor valorada por despachos de abogados y empresas, y por tanto la más recomendable para aquellos futuros abogados que pretendan comenzar a ejercer la profesión por cuenta ajena. La formación online tampoco puede competir con la presencial, obviamente, en términos de desarrollo de relaciones personales.

Sin perjuicio de lo anterior, hay futuros abogados que o bien no pueden cursar el master de acceso a la abogacía que les interesa de forma presencial, o que simplemente prefieren la flexibilidad de los programas online. Si éste es tu caso, comprobarás que la amplia oferta de másteres de acceso a la abogacía online te permitirá sin duda encontrar un programa idóneo para tus necesidades.

Además, la opción online puede ser muy interesante para aquellos alumnos que ya están haciendo prácticas en un despacho, y que tienen posibilidades reales de incorporarse allí tras el máster. Cada vez es más frecuente que alumnos en estas situaciones se decidan por continuar haciendo prácticas en el despacho prácticamente a tiempo completo, aprovechando la flexibilidad que les da cursas el máster de acceso online.

3. Profesorado

Uno de los puntos en los que más se esfuerzan las universidades que ofrecen programas de master acceso es en el profesorado. Es importante que el alumno se interese por el profesorado que tendría en una u otra universidad, y determine qué perfil le resulta más atractivo para su desarrollo profesional.

Algunas universidades mantienen en el máster de acceso clases impartidas mayoritariamente por profesores universitarios, mientras que en otras una parte relevante de las clases son impartidas por profesionales del mundo jurídico (abogados, jueces, etc). La utilidad del máster para el alumno dependerá en gran medida de los profesores que le impartan las clases, por lo que la información previa sobre el claustro se antoja fundamental.

4. Programa de prácticas

El objetivo de la gran mayoría de estudiantes del máster de acceso a la abogacía es, obviamente, conseguir un empleo atractivo en el momento de su finalización. Desde la instauración del máster de acceso a la abogacía las prácticas realizadas en el marco del programa se han convertido en la vía más habitual a través de la cual los alumnos consiguen su primer empleo.

Por ello, resulta fundamental que el alumno se informe convenientemente, antes de decantarse por una u otra universidad, del programa de prácticas ofrecido por cada de ellas. De la configuración y características del programa de prácticas de la universidad dependerá en gran medida cuál será su primer empleo como abogado.

Algunas universidades son muy activas a la hora de facilitar a sus alumnos la posibilidades de hacer prácticas en despachos, empresas o instituciones de primer nivel, con posibilidades reales de ser contratados a la finalización de las prácticas. Otras universidades, por el contrario, no son tan activas en este sentido.

5. Precio

Para terminar, el precio del programa resulta también un elemento a tener en cuenta para tomar la decisión. Las diferencias de precio entre universidades y programas son sustanciales, y el alumno deberá valorar cuál es el programa más idóneo atendiendo a la inversión máxima que esté dispuesto a realizar.