Alumnos de notable alto

Conseguir una calificación media de notable alto en el grado en derecho requiere muchos años de esfuerzo. Asegúrate de sacar rédito a ese esfuerzo en tus entrevistas, y de aprovecharlo para conseguir tu objetivo.

Alumnos de notable alto

Conseguir una calificación media de notable alto en el grado en derecho requiere muchos años de esfuerzo. Asegúrate de sacar rédito a ese esfuerzo en tus entrevistas, y de aprovecharlo para conseguir tu objetivo.

Si eres un alumno de notable alto, tu discurso debe ser bastante parecido al del alumno de sobresaliente. No obstante, ten en cuenta que la competencia en esta banda es mayor (hay pocos alumnos de sobresaliente, y sin embargo bastantes de notable alto), así que tendrás que destacar en otros aspectos si quieres lograr ofertas de los despachos con programas de prácticas más atractivos.

En cualquier caso, no olvides que una calificación de notable alto es elevada, muy meritoria (no digamos ya si es en un doble grado), y supone que tu perfil sea sobre el papel muy atractivo para los principales despachos -al menos en lo que a formación se refiere-. Por tanto, no dejes de sentirte muy orgulloso de tus resultados académicos, y de “presumir” de ellos en tus entrevistas. Esta calificación te abrirá las puertas de la gran mayoría de procesos de selección de los grandes despachos de abogados. Lo importante es que seas consciente de que los despachos entrevistarán a decenas de candidatos con esas mismas calificaciones, así que estas te abrirán las puertas de muchos procesos, pero no te garantizan nada.

A la hora de preparar tus candidaturas analiza tus calificaciones con detenimiento, y busca la forma de “vender” tus logros académicos de la forma más atractiva posible. Si has logrado la calificación media de notable alto obteniendo calificaciones similares en la mayoría de las asignaturas, asegúrate de trasladar durante las entrevistas tu regularidad y constancia a lo largo de los años de grado y, en su caso, máster. Si por el contrario has intercalado notas muy altas (matrículas de honor y sobresalientes) con otras más discretas que han “bajado” tu media, céntrate en destacar las asignaturas en las que conseguiste esas calificaciones particularmente altas.

Céntrate también en destacar la formación y habilidades adicionales que vienes adquiriendo durante tus años en la universidad. Los despachos suelen valorar muy positivamente que los alumnos aprovechen sus años de universidad para formarse en ámbitos complementarios al derecho o, por supuesto, para realizar prácticas. Un perfil de notable alto (e incluso bajo) con idiomas y que haya realizado ya prácticas en algún despacho de prestigio resultará para muchos reclutadores más atractivo que un perfil de sobresaliente flojo en idiomas o que no haya realizado todavía prácticas.

Por último, recuerda preparar con antelación la descripción de tu formación que harás en las entrevistas, preparando un discurso coherente y convincente. Tienes todas las claves para hacerlo en este otro artículo.